Descripción

Roble, Hualle, Pellín, Coyán .

 Nothofagus obliqua. 

Nothofagaceae.

Distribución en la RBA: Parques Nacionales Conguillío, Huerquehue, Villarrica y Tolhuaca.
Estado de conservación: No Evaluada.
Estatus: Endémica de los Bosques Subantárticos.

Especie nativa de los bosques templados de Chile y Argentina. En Chile crece desde Valparaiso hasta Llanquihue (V a X región), en ambas cordilleras y en el valle central, mientras que en Argentina sólo se encuentra en la franja occidental de Neuquén. Se desarrolla bajo climas mediterráneos preferentemente, donde las precipitaciones sobrepasan los 500 mm de promedio anual. Es una especie intolerante, es decir, crece en lugares a pleno sol, pero recomiendan mantenerlo en semi sombra el primer año. Prefiere suelos profundos, con cierta humedad, con buen drenaje, ricos en materia orgánica y fértiles. Soportan heladas y suelos con PH neutros a ácidos.

El roble es un árbol caducifolio (pérdida de follaje durante una parte del año, la cual coincide con la llegada de la estación desfavorable), que puede alcanzar hasta 50 metros de altura, 20 metros de diámetro de copa y hasta 2 metros de diámetro del fuste. Este es recto, de corteza gruesa con grietas irregulares y de color café oscuro en árboles con más edad y en los nuevos es de un gris claro. Las nuevas ramillas son cortamente pubescentes o glabras.

Hojas (Darian Stark)

Hojas (Darian Stark)

 

Las hojas son simples, alternas, de forma ovado-lanceoladas, de bordes semi ondulados e irregulares biserrados, de color verde claro con una nervadura notoria y pubescente en el envés  y miden de 2 a 8 cm de largo por 1 a 3 cm de ancho.

 

 

 

Es una especie monoica, es decir, posee flores masculinas y femeninas en el mismo individuo. Las primeras  son solitarias rodeadas por un perigonio de 5-7 lóbulos y 30-40 estambre, mientras que las segundas se agrupan de a 3. Florecen en primavera. Los frutos son una cúpula de 4 valvas angostas, las cuales contienen en su interior 3 nueces de color amarillo de 4 a 6 mm de largo, algo peludas, siendo las dos inferiores triangulares, trialadas y la interna plana, bialada.

Roble_Flor masculina (Carlos Le-Quesne)

Flor masculina (Carlos Le-Quesne)

Roble_Fruto y semilla (Darian Stark)

Fruto y semilla (Darian Stark)

El roble es susceptible a varias enfermedades provocadas por hongos y plagas de insectos, pudiendo disminuir el valor estético del árbol. Entre los hongos están; el hongo del manchado azul, Ceratocytis piceae, que decolora la madera; Armillaria sp, que pudre la raíz; Cyttaria sp, forma tumores en las ramas denominados “dihueñes”.  Está el nematodo Subanguina chilensis, que produce agallas foliares. Dentro de los insectos están; los barrenadores de madera Holopterus chilensis (Coleóptera: Cerambycidae) y Cheloderus childreni (Coleóptera: Cerambycidae); insectos defoliadores Ormiscodes spp. (Lepidóptera: Saturniidae), Ceropastus volupis (Hymenóptera: Pergidae), Coniungoptera nothofagi (Orthoptera: Tettigonidae), Hylamorpha elegans (Coleóptera: Scarabeidae), Omaguacua longibursae (Lepidóptera: Geometridae) y Polythysana cinerascens (Lepidóptera: Saturniidae).

Se utiliza su madera, ya que es de excelente calidad, fácil de trabajar y tonos amarillos pálidos y vetas rojizas los que le otorgan una bonita beta. Ésta se usa para la construcción embarcaciones, púentes, muelles, postes, estructuras de minas, durmientes, muebles, y mangos de herramientas. También para la fabricación de techos, tejuelas, marcos de puertas y ventanas y para revestimientos externos. La corteza se utiliza en tintura de lanas, otorgándoles colores amarillos cafesosos. Las ramas se usan hervidas en baños para el tratamientos contra la fiebre. Por otra parte, es una buena especie melífera con buenas propiedades medicinales. 

 Nothofagus, del latín se refiere a falsa haya y obliqua, también proveniente del latín, hace referencia a la base de sus hojas. Coyán es su nombre en lengua mapuche.

Literatura

www.museo.florachilena.cl/Nothofagus obliqua/ visitada el día 06/01/2014

Alvarado, A. y otros 2o12. Árboles urbanos de Chile. Guía de reconocimiento. Legado bicentenario 2010-2014, Santiago. 256-261p.

Donoso, C. 2005. Árboles nativos de Chile. Guía de reconocimiento. Edición 4. Marisa Cuneo Ediciones, Valdivia, Chile. 90p.

 

Deja un comentario


Otros elementos