Curacautin

Curacautín se organiza en defensa del Agua

Para nadie es un misterio que el acceso al agua se ha transformado en un asunto de vital relevancia durante la última década dada su creciente escasez debido a factores climáticos y, querámoslo o no, por su uso irracional por parte del ser humano.

Este escenario se vuelve más complejo a futuro dado que el uso del recurso hídrico se está enfocando cada vez más hacia la sustentación de procesos industriales como la minería y la generación de energía eléctrica, por sobre lo que es el consumo humano y la agricultura.

En Chile está realidad la podemos corroborar con lo que sucede en el norte del país, donde hemos sido testigos de cómo las cuencas de los ríos se secan día a día y, en algunos casos extremos, la necesidad de algunas poblaciones por migrar de su lugar de origen debido a la inexistencia y/o contaminación de este recurso.

De hecho, y producto de la legislación vigente instaurada en el Código de Aguas durante la dictadura militar, una buena parte del acceso a ella se encuentra en manos de grandes consorcios económicos gracias a un otorgamiento gratuito y perpetuo, sin haber existido previamente una discusión democrática e informada sobre el destino que deseamos otorgarle al uso del agua.

Si bien es complejo modificar esta normativa en el corto plazo debido al vínculo carnal entre nuestra clase política con las empresas mineras y eléctricas, si es posible generar instancias para que la ciudadanía se informe sobre esta problemática y sea capaz de organizarse para resguardar sus derechos.rio

Un ejemplo de aquello lo está brindando la ciudad de Curacautín en la Región de la Araucanía, quienes han logrado articularse gracias a la gestión de una serie de actores sociales ante la posibilidad de que se construyan a lo menos 8 centrales hidroeléctricas de pasada y un embalse enla comuna. Específicamente, en el río Cautín.

De hecho, el viernes 26 de abril pasado se realizó en el Liceo Las Araucarias la charla “El Agua: ¿Prioridad para la Vida o el Negocio?”, instancia que convocó a cerca de 200 personas y que contó con la participación del obispo de Aysén, Luis Infanti de la Mora; la abogada de Derechos Humanos, Nancy Yánez; el presidente del Comité Pro Defensa de la Flora y Fauna (CODEFF), Rudolf Thomann; y la Seremi de Medioambiente, Andrea Flies.

Este encuentro fue realizado gracias a un proyecto del Fondo de Protección Ambiental “Conociendo nuestro paisaje construiremos nuestro futuro sustentable en CURACAUTIN” dela Agrupación CulturalTuguny en el también colaboraronla Agrupación Cultural HuitralMapu, el Departamento de Acción del Obispado,la Corporación SEPADE, las Radios Curacautín y Genesis, y la Municipalidad de Curacautín.

Según los comentarios de la gran mayoría de los asistentes una vez finalizado el evento, no existe en la historia de esta ciudad de doce mil habitantes una actividad de estas características, la cual sirvió para que la comunidad tome conciencia sobre las implicancias sociales, ambientales y económicas de este tipo de proyectos.

Independiente que se concreten o no, casos como el de Aysén o el de la comunidad de Huasco en la tercera región son un claro ejemplo de que una ciudadanía bien informada y conciente de sus derechos es más compleja de doblegar por el poder del dinero. En este sentido, y gracias al trabajo de un grupo de profesionales y ciudadanos conscientes, Curacautín está dando sus primeros pasos en materia de organización social y se está preparado para que no le pasen gato por liebre.

Matías Gacitúa

Periodista

Deja un comentario