rauli

2015: el año del Raulí

Tenemos solidas señales de que el año 2015 tendremos un significativo evento natural del bosque chileno para el cual debemos estar preparado, pues nos brinda una oportunidad que no debemos dejar pasar, al menos para los que nos interesa lo que pasa con el bosque nativo y la Naturaleza.
Luego de 7 años (2008), por fin, al menos aquí en Curacautín, tendremos SEMILLAS DE RAULI

Desde comienzo de noviembre que en varios lugares he visto el suelo tapizado de flores de raulí masculina, Hueñivales, Tolhuaca, Monte verde, lo que indica que tenemos una buena floración.  Ahora ya en varios lugares he vistos los frutos ya formados, como en las fotos adjuntas.

Desde el año 2008 que no he visto semilla de raulí en Curacautín, que es tierra de raulí, 7 años, tal como lo dicen algunos viejos campesinos, “el raulí semilla cada 7 años”.  Lo que indica que si perdemos esta oportunidad, la próxima sería el 2022.

 El raulí es uno de los más valiosos árboles del bosque chileno, hoy el mas perseguido por los madereros. Su rápido crecimiento hace posible tener una producción maderera sustentable, en armonía con la naturaleza, la gran utopía ecológica.   Podríamos tener una producción sostenible de la hermosa madera de raulí por un valor de $ 200.000 al año, por los siglos de los siglos y que nunca se acabe.  Sin embargo hoy nuestros bosques de raulí no producen ni un quinto de esto, pues son como un rebaño en donde nos hemos comido las mejores ovejas y solo nos quedan las enfermas y viejas. Nuestro rebaño de raulí produce poco y nada por el abuso que hemos hecho de el, y no porque el bosque nativo de raulí sea de crecimiento lento, como lo son los bosques de araucaria o de alerce.  En Curacautín se amasaron grandes fortunas en la primera mitad del siglo XX, gracias a la madera de raulí de nuestro bosque nativo. Cuando el bosque se agotó, a mediados de la década del sesenta, las grandes fortunas se fueron de Curacautín, a Temuco principalmente, quedando la pobreza en nuestros bosques y en nuestro pueblo

 Sin embargo los bosques no se fueron, han seguido aquí y siguen aquí luego de 60 años, aunque sin el valor económico de hace 60 años.

 ¿Cuales han sido los obstáculo que no han permitido una mejor recuperación de estos bosques?

El principal problema ha sido justamente una insuficiente regeneración natural del raulí, justamente porque solo uno de cada 7 años hay semillas para que se regenere el raulí y nosotros cortamos árboles de raulí todos los años, haya o no haya semilla ese año.  Entonces la mayoría de los años lo que tenemos es una abundante regeneración de otras especies, que hoy repletan os antiguos bosques de rauli, tales como colihue, zarzamora, avellano, piñoñ, huayul entre otros varios mas, pero no de raulí.

Esto es lo que seguirá pasando entre los años 2016 y y 2021, exepto que ahora hagamos algo, que no podremos volver a hacer hasta el año 2022.

  • Primero tener un buen monitoreo territorial del proceso e identificar a priori los posibles buenos lugares de semillación de raulí.

  • Segundo, preparar lugares como viveros naturales y tenerlos listo a fines de enero, para cuando caiga la semilla de raulí, a fines de febrero y marzo

  • ·    Tercero, prepararse para hacer una buena cosecha de semillas de raulí

Necesitamos URGENTE tener buenos viveros de raulí.

 Un vivero natural es fácil de hacer y muy efectivo como solución para el añerismo en la producción de semillas de raulí. En un año como este se limpia el sotobosque debajo del raulí, se cortan algunos árboles si es necesario, para que tengamos semisombra en el piso (50 % de cobertura de copa). En un año de buena semillación las plantas salen como en un almácigo, y tendremos plantas por al menos 7 años, hasta la próxima semillación.

Las plantas de un vivero natural se pueden usar directamente, a raíz desnuda, plantado en la época adecuada. También se pueden repicar a un vivero clásico, ya sea tradicional o tecnologizado, para luego ser plantadas en el lugar definitivo, ello permite una mejor formación de una buena “cabellera“ de raíces.

 Los efectos del añerismo en la producción se semillas es un hecho de la naturaleza que hemos sistemáticamente ignorado y despreciado. Y los efectos del añerismo son notables y debieran influir significativamente en nuestras técnicas de manejo forestal

El añerismo combinado con un sotobosque muy agresivo es el culpable del gran fracaso de la “regeneración natural”,. Como resultado de la llegada de luz al suelo del bosque en una cosecha, en año de semillación tendremos una buena regeneración natural de raulí, el problema es que, con suerte, ello solo ocurre una vez cada 7 años.

La cosecha forestal de cualquier tipo debería estar legalmente amarrada a la plantación suplementaria, pues sin plantación suplementaria ese bosque será luego uno mas de nuestra extensa colección de bosques degradados, pues la probabilidad de fracaso de la regeneración natural es demasiado alta.  A diferencia de una plantación forestal tradicional, la plantación suplementaria no pretende reemplazar la regeneración natural, sino, tal como su nombre lo dice, solo suplementarla, por ello generalmente basta con 200 a 400 plantas/hectárea, y se concentra solo en las plantas de alto valor como raulí, que son justamente las de mayor probabilidad de fracaso en la regeneración natural. Por ello necesitamos tener plantas de raulí, ya sea de vivero tradicional o de vivero natural.  Y estas plantas deben ser de origen local, pues la contaminación genética es otro problema que acarrea el manejo del bosque nativo que los forestales también nos empeñamos sistemáticamente en ignorar.

Por ello la importancia de incorporar el añerismo en nuestro diseño de manejo forestal.

Por ello la importancia de una temporada como esta.

Por ello lo importante de estar bien preparados para una temporada como esta

En una temporada como esta podríamos cambiar hasta el pobre funcionamiento que hasta ahora ha tenido la ley de bosque nativo

El 2015 es el año en que podemos cambiar lo que hasta hoy ha sido el manejo del bosque nativo

fraternalmente

leonardo

Deja un comentario